Del proceso de definir...

mg_5008.jpg
Después de 3 meses de dar a luz este proyecto, siento que puedo empezar a definirlo con palabras.

Lo había intentado. Había intentado escribir la página de "Acerca de" desde el primer momento. Sentía necesario presentarme y definir el proyecto. Y aún más, viendo como, día tras día, muchos de los que entráis a este blog, entráis en esa página para conocerme un poco mejor. Sin embargo, lo que habéis estado encontrando es un frío "En construcción". Me daba cuenta de la importancia de conocer quién hay detrás de este proyecto y el por qué de haberlo creado. Pues es justamente lo que hago yo cuando entro en un blog y me gusta lo que leo. Mi curiosidad me pide indagar un poquito más y saber quién escribe lo que me emociona. Porque es necesario que me conozcáis para acabar de crear un vínculo duradero.

No obstante, aún sabiendo lo importante de esto, no he sido capaz, durante estos 3 meses de vida del blog, de sentarme y escribir quién soy. Que aunque lo tuviera muy claro en mi cabeza, no dejaba de ser una idea en definición. Para mi escribir es un acto automático totalmente conectado conmigo y con mi fuente de creatividad, y en este caso no fluía, y no puedo forzarlo. Siempre me es fácil escribir; cuando lo que escribo sale de dentro y es auténtico, las palabras fluyen sin ningún esfuerzo, como ahora. Pero lo de definirme es más complicado. Soy, como todos, cambiante, en constante definición. Y hay algo de resistencia en mi en definir, en limitar, en poner etiquetas estáticas. Y también me costaba definir Botanica. Siento que hay tantos aspectos que confluyen en este proyecto, que me es difícil acotar.

Lo que hice al principio fue escribir una lista de palabras, al estilo brain storming o lluvia de ideas, pues un amigo me explicó que es una herramienta poderosa. Así que escribí palabras que resonaban en mi cuando pensaba en Botanica.

Esencia, alma, inspira, sagrado, ilusión, mágia, certeza, felicidad, creación, manos, materia, fuego, arte, artesano, abuelas, oficio, juego, disfrute, estaciones, lunas, ciclos, autosuficiencia, natural, plantas, hierbas, flores, raíces, recolectar, cuidarse, escucharse, salud, ritual, ceremonia, naturaleza, sentido de la vida, estar donde quieres estar, detalles, delicado, bonito, especial, escritura, conexión con uno mismo, inspiración, emociones, desde dentro, hacia fuera, con lo que se me pasa el tiempo volando, poder, el universo conspira para que lo consigas, señales, autentico, lo esencial es invisible a los ojos, bosque, descalza, salvaje, fluir, dejar ser... Todo esto es mío, de dentro, hacia fuera y lo vuelco en Botanica. Y también vuestro. Qué bonito que a esta lista, se añadan palabras vuestras. Porque si, porque Botanica también lo definís vosotros. Así que añado placer a esta lista de palabras, como aportación de Merce.

Toda esta lluvia de ideas, de sensaciones, de emociones, me permitió dar una esencia, un alma, a Botanica. Y así lo dejé, sin escribir, sin forzar, sabiendo que, cuando fuese, llegaría el momento para definirme/lo. Durante estos 3 meses, mientras conducía con mi furgoneta el trayecto de mi casa a la escuela donde trabajo (unos 40-45 min), me iban viniendo ideas a mi cabeza y las iba grabando en la grabadora del móvil. Suenan raras, como si fuese una entrevista, pero sinceras, profundas. Me servían para ordenar mis pensamientos y sensaciones. Así que tengo unos cuantos audios donde me hablo a mi misma explicando qué es para mi Botanica, de dónde viene. Cuando conduzco y cuando friego los platos, son dos momentos en que, al estar mi pensamiento consciente en modo automático, me viene la inspiración y afloran ideas creativas. Y la  verdad es que, en esos momentos, me han venido grandes ideas a la cabeza y muchas soluciones a problemas.

Fue ayer tarde cuando empecé a escribir este post. Fue una tarde especialmente rara, sentía que mi energía estaba difusa y me costaba concentrarme y focalizar. Normalmente, entre semana, al llegar de la escuela, no tengo suficiente energía o no estoy suficientemente fresca e inspirada (para mi van de la mano) como para ponerme a crear. Sí puedo asumir tareas más rutinarias, como contestar mails, retocar fotos, etc. Así que, lo de crear, lo dejo para el fin de semana en que me siento descansada, despejada y con energía renovada. Además, tengo tiempo para mis pequeños rituales por la mañana, para cuidarme, dar paseos, y así dejarme inspirar y poder crear desde el disfrute, y no la obligación. Sin embargo, este fin de semana, no está siendo así, o no como esperaba. Esperaba poder ponerme con toda la línea que estoy creando y avanzar a pasos de gigante. Pero mi energía no está alineada con mi pensamiento. Así que, después de aceptarlo, me dejo llevar por lo que necesito y lo que siento. Es una manera de respetarme. Y lo que me ha apetecido es recuperar los audios y escucharlos. Me han emocionado. Porque siento que hablo desde la emoción, desde algo más profundo, de algo que va más allá de un producto o un negocio. Hablo de mi y de mi sentir. De todo lo que hay de mi alma en Botanica.

Y esta mañana, después de despertarme temprano, pero con calma, después  de dejarme sentir, me he sentado y las palabras de este post y de el de "Acerca de" han fluido sin esfuerzo. Quizá tiene que ver con la luna, la luna llena en virgo de mañana, que nos ayuda a materializar.

Y me digo a mi misma, lo importante de la paciencia y la confianza. Que para todo llega su momento, y nuestro papel, es el de dejar ser en el momento adecuado. Y el de dejarnos sentir y vivir según lo que necesitamos en cada momento. Y así, sin definir, defino una parte de mi y de Botanica. Para los que queráis seguir conociéndome, podéis leer "Acerca de".

mg_5065.jpg